Saltar al contenido.

shIT

03/11/2017

Killer_Klowns_Outer_Space_Slim_Costume_7

Hasta hace cierto tiempo, el circo, en Catalunya, era una cosa muy seria. En los libros dedicados a los catalanes universales que regalaban las cajas de ahorros a sus clientes, junto a Miró i Casals, resplandecía incólume la figura estirada y ululante de Charlie Rivel.

Tras la muerte del maestro, en pleno apogeo del pujolato, vino a tomar el relevo Tortell Poltrona que, a pesar de su implicación en las causas solidarias de todo el mundo, no ha logrado alcanzar la fama internacional del icono de Cubelles, quien había llegado a codearse con la flor y nata del nacionalsocialismo.

Pero los fenómenos tergiversadores acaecidos a lo largo de los últimos años, que han desembocado en la estrafalaria pamema independentista que venimos soportando desde el pasado mes de septiembre, han convertido en un circo a Catalunya misma, exponiéndola, a diario, en la vitrina del orbe mediático. Un carpa grotesca, casposa y farfullera principiada por la inepta ñoñez de unos despojos políticos que causan mucha risa queriendo dar harta pena.

Hizo bien el bueno de Boadella abandonando el terruño, aquí la figura del bufón se ha fundido de manera indistinguible con la de arribistas, caudillistas y poderosos, provocando mayor hilaridad cuanto más pretenciosa es la solemnidad que pretenden imprimir a sus desarbolados devaneos institucionales y desinstitucionalizados.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: