Skip to content

una noche más

16/10/2016

274936c4b649c88ffad7944bfc7a744a_l

Cuando doy con un libro apasionante, relentizo su lectura a medida que se acercan las páginas finales, nunca leo las cinco últimas junto a las demás. Prefiero mantener el misterio una nueva noche y me acuesto con la cuenta pendiente de un puñado de párrafos. Si la muerte me alcanzara en el tránsito nocturno, moriría sin haber cerrado ese círculo, manteniendo el enigma de su desenlace para los restos de la nada.

Anoche dejé durmiendo a Limónov, de madrugada me he adentrado en las rosáceas humedades de una extraña motorista que no lo era y, al despertar, he ido en busca de las últimas cinco páginas que había dejado en el aire a medianoche. Fabuloso desayuno, papel y tinta.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: