Skip to content

una orgía en Granollers

03/10/2016

los_roper

Pepi de mi alma, lorenzo de mis mejores otoños y peores inviernos, sal de tu jaula de oro, déjate alumbrar por estas linternas pupilares que se han de tragar la tierra –ni hablar de donar mi chatarra a la ciencia, que al que se lleve mis trastos igual le da por la socarra, y yo quiero fundirme enterito con la Madre Tierra-, regálame otra vez tu repollar ondulante para que ruja la sangre por el caudal de mis cuerpos cavernosos. Necesito irrigación, sal a la puerta. Sabes que te respeto más que a mi madre y a mis cinco hermanas; sin permiso de tu boca no te pongo yo la mano encima (y mucho menos debajo). Lo único que quiero es verte con los paños que tu quieras o, si te aprovecha, gozando del despendole a tu albedrío. ¿Cuánto hace que no incubas un faisán entre la paja de tu nidito? Si no te sulfura el mío, te llevo en coche a La Garajera, que en un par de horas empieza la orgía, con unos pilates que cargan unas trompas bajas de desnucarse. Anda, asómate un rato, airéate un poco.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: