Skip to content

la estación de las mujeres tristes

26/09/2016

cat36

Llegan antes que el frío y que la lluvia, traen todo tipo de tristezas en los ojos. Unas fuman y se envuelven en el banco de su propia niebla, otras beben sorbos reposados de alcohol de marcas rancias; algunas fingen forzadas sonrisas que echan por la borda los planes de una noche y las hay, también, trastornadas por el sexo. Llaman de madrugada o callan para siempre; escriben, sin pensar, lo que nunca dirían, vacían la memoria de sus ordenadores y buscan una nueva página de perfiles encantados en la que desovar su esperanza sin mejor fundamento. Ha llegado la estación de las mujeres tristes, tortugas infecundas con el caparazón roto. Me las cruzo a diario y, de noche, invaden mi sueño, desmenuzando, sin piedad, los últimos vestigios de un imperio.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: