Skip to content

en el fango

14/09/2016

abbh

Tengo la impresión de bucear a una profundidad casi insalvable, la luz apenas llega a mi cerebro, mis pulmones dependen de un oxígeno viciado que se extinguirá en cualquier momento. ¿Para qué bajé hasta aquí? ¿A quién le importa? Lo único que cuenta es el trasiego, hundirse poco a poco en el fondo cenagoso de estas simas por las que no deambulan ni los vivos ni los muertos. Podría intentar salir a flote, propulsarme con los pies hacia lo alto, atravesando bancos y corrientes, hasta las olas que rompen contra el casco. Pero mis tripas pesan demasiado, mis piernas prefieren la caída, mis ojos no ven más que una nube de fango y siento en mis adentros la lenta invasión de la pereza, el exhausto crujir del esqueleto, habitante invisible de mi cuerpo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: