Skip to content

perfil alterno

13/09/2016

dsc00975

¿Dónde están tus ojos si no se encuentran ya en la sala de muñecas? Si el cristal de las gafas se ha quebrado y el alacrán venció a la comadreja, si las revistas arden en el patio y el vino sigue preso en la bodega, ¿dónde están tus ojos, bajo la escalera? El timbre de latón sufre el amargo letargo del óxido de fuego y, en el vientre escabroso del buzón, hierve una sopa de amores ignorados, confesiones fallidas, descalabrados besos. Los sobres intocados, mustio desecho amarillento, desdeñan la suerte de la hiedra, que se vence, podrida, arañando en su lánguida caída los húmedos muros externos. Si la lente centellea rajada, si tus ojos se hallan ausentes, si nadie regresó a esta casa, si la leñera aún esconde mis dientes, el alacrán jamás podrá ser un héroe.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: