Skip to content

long distance call

12/09/2016

cupido

Para cambiar de aires, me escapaba de la facultad, llevando a cabo pequeñas incursiones en las aulas de antropología. Allí, los teóricos del parentesco venían a concluir que a pesar de que el Amor posea alas, tales apéndices sólo le sirven para cubrir distancias cortas, puesto que, en la mayoría de comunidades, se buscan las parejas dentro de la matriz de la propia tribu, entre el vecindario o en las aldeas más próximas. Yo, sin embargo, tengo la mala costumbre de enamorarme de mujeres lejanas, casi inaccesibles, un rasgo de inmadurez o de refinada exquisitez estoica, pues la magnitud de la belleza y del deseo es proporcional a la distancia que se interpone ante su alcance. Mientras caigo en este anhelo, me llega un blues hecho jirones y veo crecer la verde serpiente que forma, poco a poco. la mondadura de una manzana. Hace demasiado tiempo que visité el último pantano.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: