Skip to content

dudosa moral

11/08/2016

 

trio infernalDurante un tiempo, recomendé a amigos y conocidos un método infalible para terminar de romper con sus parejas: sentarse juntos a ver, de cabo a rabo, Dillinger ha muerto, de Marco Ferreri, protagonizada por Michel Piccoli, actor descomunal que se ha hecho con las riendas de todo tipo de personajes amorales, mordaces y atípicos, capaces de avivar y transmitir las más recónditas y oscuras pasiones.

De Buñuel a Clouzot, pasando por Chabrol, Berlanga o el propio Ferreri, pocos son los exploradores de la sima existencial que no han contado con él en sus incursiones. Pero hay también una larga lista de encarnaciones, más allá de los grandes nombres, que ponen contra las cuerdas los trémulos resortes de la moral dominante, como el magistrado despechado de Max y los chatarreros (Claude Sautet, 1971), que se mete a policía, harto de que los delincuentes queden libres en los juicios por falta de pruebas, y no tiene reparo en llevar a la perdición a unos míseros chorizos de barrio. Un madero con posibles que se va sintiendo cómodo en su rol de manipulador, manejando los anhelos de una pobre puta, a la que pone delante una puerta de escape que sólo puede acarrearle mayores desgracias. Impresionantes los últimos planos de Max saliendo de la comisaría ajena y mirando a su alrededor como despertando de una pesadilla que, a partir de ese punto, se tornará más cruda todavía.

Pero una de las propuestas más desaforadas, punzantes y crueles nos la ofrece El trío infernal (Francis Girod, 1974), basada en una novela de Solange Fasquelle, coprotagonizada, como el caso anterior, por Romy Schneider. Continuando con el escarnio de las sacrosantas instituciones, Piccoli interpreta aquí un abogado que se encama con dos hermanas inmigrantes, junto a las que engaña, chantajea, roba y asesina con el único fin de acrecentar su propia fortuna. La ley conoce sus cloacas y se revuelve contra si misma. Cine social del bueno. Habemus Piccoli, habemus gloriam.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: