Skip to content

una noche con Cthulhu

07/11/2015

er_cthul

 

Una pareja de amigos concertó la cena en su casa para esta noche, pero anteayer uno de los convocados ofreció la suya. Se acaba de mudar a un quinto piso disfrazado de tercero, frente a las humedades de un río estrecho al que la carretera sirve de vereda. En el maletero van la comida y el trago, pero, tras subir las infinitas escaleras, descubrimos que el habitáculo está vacío, sin sombra de cubiertos, sillas, ni mesa. Todo era un engaño para que subiéramos a ver su piso en el culo del mundo. Una patraña.

Sentado en el sofá que dejaron los antiguos moradores, un artista con aspecto de apacible eremita sostiene en la palma de su mano su última creación: una figurita de Cthulhu, verde y rugosa. Propone que vayamos a comer a un turco barato que se encuentra en algún punto indeterminado que resultará ser el otro extremo de la urbe.

El coche atraviesa callejas, puentes, plazas, rotondas y avenidas, y Cthulhu sigue en la palma de su mano, como un arcano guía recién sacado de la centrifugadora del caos. Nos mira a todos y todos le miramos, hasta dar con el döner Catalunya Super. El artista ermitaño lo aposenta sobre la mesa y el ídolo cargado de tentáculos escucha nuestros pedidos y nos ve engullir nuestros dürüms, patatas y latas de cerveza. Ominosa, la noche aguarda un respiro que no llega.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: