Skip to content

un poco de Jaco

01/11/2015

jaco1

Bajamos al centro a por un poco de Jaco. Yo traigo a Ming en la bolsa y las chicas que pasan no saben comer andando. Una tira de un perro sin bozal de corta trayectoria, otra explica que aún no ha terminado la práctica de física. Sacudo de mis oídos el hip hop del subterráneo. Jaco nos llena las venas durante algo más de hora y media, pero afuera siguen cruzándose los transeúntes, ajenos al genio y al exabrupto. Hay cola en las ratoneras y los autobuses pasean sus anuncios como mendigos sedientos de gasolina. Hiede la vida como ese plomizo cadáver que arrastramos desde el mismo instante en que nos arrancan del vientre materno.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: