Skip to content

la noche pelágica

30/08/2015

circvamp

Mujeres que arden como soles, cercadas por un corro de corvos cuadragenarios que perdieron la sombra de su hombría en el suelo anegado del último urinario conocido. Sujetos que graznan su espolvoreada alegría con el timbre de un velcro de hojalata oxidada, hembras a mandíbula batiente, camareras que reparten golosinas y danzan al llenar las copas con combinados sin fantasía, mientras el encargado hace sonar la campana.

¿Cuánto llevamos aquí?

¿Cuándo abandonamos el firme y empezamos a hundirnos en esta falla tan adversa?

Dante perdió el compás y se olvidó de dibujar este último círculo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: