Skip to content

arenga renga

15/06/2015

navarrocro

Ánimo, Carlota, no desfallezcas. La imbecilidad del hombre no tiene límites, siempre podrá dar un pasito más allá en la extensa y ancha senda de la idiocia. Entiendo que cuanto te rodea te parezca la cima insuperable de la simpleza y la ignominia, pero el mundo sigue y la humanidad habrá de alcanzar cotas aún más altas y aviesas. No te rindas, mi sol, mantén siempre viva la ilusión, infinito es el número de los tontos y aún mayor el de los cretinos y el de los idiotas. La estupidez es lo último que se pierde.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: