Skip to content

analtema segundo

11/02/2014

andrgyn

 

Anoche me follé a tu hermano, me colé en su culo de tigresa. Él comía pan y cebolla, bocaditos de jamón y de panceta. Mis manos le buscaron el ombligo, y bajaron, desdentando su bragueta, hasta hundirle una mano entre los muslos y engancharle con un dedo la vía estrecha. Enseguida se tumbó como una alfombra -catifa de carne palaciega- y troné en su hoyo ensalivado, sincopado, con furor de metralleta. Ta ta tá le espetaba mi taladro, lacrimoso, de una blancura violenta, y su boca amagaba los lamentos con el fin de preservar mi dicha erecta. Anoché me follé a tu hermano, malparida niña litronera, me adentré en su lado reposado mientras tú me plantabas en la fiesta.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: