Skip to content

de ranas, perros, perras y sapos

19/01/2014

Los amantes de la noche

 

Sólo se vive una vez, suelen decir por ahí. Pero, la mayoría de veces, ni siquiera se llega a eso, porque la vida del hombre queda muy por debajo de sus más mediocres posibilidades.

Si buscas vida, verdad y amor, únete a las bestias. Desde siempre le vengo siguiendo la pista a esas raudas centellas y sé que reposan en las entrañas calientes de las fieras.

¿Conoces la desventura de Joan y Eddie, los Bonnie & Clyde que Lang persiguió con cámara ecuánime allá por el treinta y siete?

Eddie llevaba en la trena desde los dieciséis. Su primera pelea la había empezado para impedir que le arrancaran las ancas a las ranas del barrio para asarlas entre sufrimientos de viva angustia. Respetaba esos batracios, porque alguien le había contado que son fieles hasta la muerte: si muere una rana, su compañera también muere. Amor incondicional e infinito.

Once años después, Nicholas Ray disparaba su carrera con otra tragedia de jóvenes amantes nocturnos que sufren persecución por justicia. Keechie, hija de un vago operario de gasolinera, desprecia la bajeza y la futilidad de las mujeres del cuarenta y ocho. Ella desea amar a su hombre con la fatal fidelidad de los perros, capaces de dejarse morir sobre la tumba de sus amos muertos.

Keechie – una Cathy O’Donell de veinticinco años- tenía el aspecto de una desasistida adolescente a la que el mono de faena imprimía ese involuntario encanto sensual que acostumbra a enturbiar la mente de los amantes de lo intocado e inmaduro. Viene a ser la última virgen en un mundo en que Cristo sólo puede nacer muerto de asco de sí mismo. Sabe, sin embargo,  que si el amor es bestia, el plomo funde esperanzas, pero nunca pasiones.

Desde ese tiempo a esta parte, poco tenemos los hombres de ranas o de perros. Hay perras, sí, y sapos disfrazados de príncipe azul. Pero, del amor, ni la a de alucine. Los caballitos pasan y el que se marea es el cielo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: