Skip to content

Tú y tú y tú y tú

03/01/2013

Imagen

Sabed que para mí estáis todos muertos, que nada de lo que dejo aquí podrá serviros ni salvaros, los litros de café que cargo en el cuerpo me mantendrán despierto para llevaros, cada noche, el frío a los pies, el ardor a las tripas, la tos y la migraña. Entraré en vuestro sueño con un cuchillo de luz que os rasgará las pupilas por dentro, veréis lo que no queríais ver, lo que es y os espera. No habrá una cama suficientemente pequeña para entrar en calor, ni lo bastante grande para escapar con vida de ella. Estaré detrás del espejo en que os miráis, apuntándoos a la cabeza. Vuestros pasos os delatan, reptiles con zapatos. Vuestra respiración me llama a incendios, os dejaré sin oxígeno, ardiendo en la nación de los cobardes. Vuestras piernas cederán a la mudanza. Cada cabello, serpiente efervescente hacia la nada, nudo descuajado por mi mano, migaja de humanidad que ya no os queda, polvo perdido en el espacio, entre jirones de piel abandonada. Estáis vacíos, sois carcasas de hueso hirviendo en la lumbre de mi voz. Ni nieve, ni sol, ni música, ni lágrimas, ni risa. El castillo ha perdido la muralla, la muralla ha perdido su horizonte; el enemigo ha vencido. Salgo de un charco sin antes ni después para morderos la mano y arrancaros el brazo. Ya no podréis encogeros más de hombros, ni apretar el botón de la ruleta. Los imanes dejaron de fluir, los polos se han helado, el más se queda en menos y el menos se os escurre entre los dedos. Arrancad esa postal del corazón, sostened el paisaje sin nostalgias, almacén de playas decadentes, bisutería universal de la metáfora, gaviotas apuñalando con sus picos el vertedero de vuestras podridas almas. Vuestra cabeza, bajo el grifo, se deshace como arena. Vuestra lengua se desliza torpemente en las cloacas. No hay faros allí abajo, ni sirenas, sólo una colección de tristes alas arrancadas, los ángeles le sirven de alimento al ogro principal de las mañanas. Azul entre orificios siempre abiertos, azul entre hemorragias desbocadas, azul crimen y castigo, toros ausentes, vacas ahogadas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: