Skip to content

papel

06/09/2012

Samuel S. Pinkel, alias “Cojones blindados” y “Faldones de acero”. 24 años. Buscado por la policía de cuatro países. Utiliza peinados, maquillaje y ropa de colegiala para encubrir su verdadera identidad y, ante todo, proteger mejor su aparato reproductor, motivación que, a decir de algunos de sus allegados, ha llegado a obsesionarle. Experto conductor de maquinaria pesada, se le atribuye el desvalijamiento de quince oficinas bancarias, siete casas de apuestas, ocho comercios y un número indeterminado de residencias privadas. Aunque su movilidad haya quedado mermada por el uso del blindaje, utiliza patines, garfios y ventosas de forma indiscriminada, dificultando enormemente su ubicación espacial bajo unas coordenadas precisas. La foto le fue tomada a los 15 años en compañía de dos agentes de la fiscalía de menores. Ambos perdieron la vida a los pocos meses. Extremadamente peligroso. Al contrario de lo que sugieren algunos informes previos, no es homosexual. Se le conocen veinte relaciones sentimentales que le atribuyen la paternidad de no menos de seis varones y cuatro hembras. Actualmente se le supone escondido en algún punto del sur de Canadá, donde habría establecido nuevos lazos sentimentales. Otras fuentes apuntan su inscripción, bajo falsa identidad, en varios cursos de pilotaje de helicóptero. Habla seis idiomas y posee un diploma homologado de primeros auxilios.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: