Skip to content

que me quede como estoy

31/08/2012

El alpinismo es algo que nunca he entendido, tanto subir y subir, total, para nada. Yo subir sólo me subo el sueldo, para mantener la distancia prudencial, que el sueldo es el cinturón de seguridad de la vida. Cuando todo pega un frenazo o se da una buena hostia, te salva de la cristalera. Y conste que el sueldo me lo puse al fundar la empresa para que todo vieran que yo cobraba a fin de mes, como ellos, pero con una distinción bien medida. Aquí de alpinismo nada, el que empezó de mozo de almacén, de mozo continúa, y mi secretaria, secretaria hasta que se jubile, que por carnosa que estuviera al entrar, nunca la he querido para otra cosa. Para airbag, Casa Pireo, niñas monas del mundo entero. Las mejores, las vascas, que te rezan el ángelus con la barbacoa llena y el ombligo inundado de salsa picante. Allí pasó el sarampión mi crío el grande, que le pilló preparando la selectividad y una morenita de Sagunto le ayudó con los números sin dejar de mojar el fundamento. Que me quejo pot vicio, coño, que esto es vida. Verás como sube si tú te las bajas.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: