Skip to content

Corrido de Nipercio Alegre

18/05/2012

 

Este es el Corrido

de Nipercio Alegre,

que nació en un rancho,

junto de un pesebre.

Que era un hombre macho

él lo supo siempre.

 

Cuando todos huían

al llegar la tropa,

el bajaba al pueblo

a echarse unas copas

y a dejarse amar

por tres chamaconas.

 

Una se llamaba

Maria Pistolas,

la otra Justiniana,

la tercera Lola.

Las tres lo querían

porque andaban solas.

 

Nipercio les daba

lo que le pedían,

luego relinchaba

y al rancho volvía.

Pero con tres hembras

se arriesga la vida.

 

Maria dio comienzo

a las discusiones,

le exigió a Nipercio

sacras relaciones.

Pero él no era necio

y le dijo nones.

 

Se vieron brillar

los dos pistolones,

que María escondía

entre sus faldones.

Tras dos fogonazos

ya no hubo razones.

 

Nipercio caía

junto a su caballo.

La bala que traía

ardía como un rayo.

Al rato moría

sin el alma a salvo.

 

Prendió la Justicia

a Maria Pistolas,

pero antes gritó

a las chamaconas:

“Recen por Nipercio

que aún no está en la Gloria”.

 

Este fue el Corrido

de Nipercio Alegre.

El ser tan querido

lo llevo a la muerte,

sus tres chamaconas

lo velarán siempre.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: