Skip to content

divina

05/11/2011

 

Negra, estilizada, con cuerpo de muñeca, vestida de blanco anorak, pantalón de guante y tacón alto. Pasea un perro como de nieve, mediano, pelo corto y liso. Serenidad en el taconeo, tensión en la correa. Tiene ganas el animalito, busca el verde ajado y los árboles. Nadie más en la calle, son casi las tres, hora de la comida. Cede la mano, el perro toma la iniciativa y se escurren entre las ramas bajas, tras hojas y troncos de parque recogido. El mojón asoma por encima de las cuatro patas juntas del perro, negro sobre blanco. Ella se agacha, bajándose elástica los pantalones, marrón oscuro descolgándose entre seda café con leche. El animalito acerca el hocico al fruto discreto de su dueña. Un pañuelo de papel limpia la piel y cae con levedad de hoja seca. Otoño bajo los árboles.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: