Skip to content

>se pudrió todo

05/09/2011

>

Las películas dirigidas por Leopoldo Torre Nilsson clavan su mirada feroz e impúdica sobre el cadáver viviente de una sociedad argentina reventada por dentro. Su universo alucinado y terrible lo habitan putas anarquistas, oficinistas locos que perpetran extraños atentados, adolescentes miopes que espían a los hombres en las duchas, inventores fagocitados por el hampa, mujeres condenadas a vivir enclaustradas en falsos desvanes como miserables monstruos deformes, mafiosos que elucubran planes inverosímiles, damas de la alta sociedad exterminadas por la ruleta del cáncer…
En la senda de Arlt y Discépolo, víctimas ambos de la década infame, la mirada apretada de Torre Nilsson amuestra bicheras donde muchos no creiban que pudieran medrar unos gusanos que, aún hoy, campan bastante a sus estrechas anchas. Lo malsano empapa casi toda su filmografía, como un vaho caliente y purulento que enturbia la sonrisa y constata, sin remilgos, que es poca la esperanza para un mundo en el que se pudrió absolutamente todo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: