Skip to content

pasadas fascinaciones

09/05/2011

Aún no terminan de aclarase los días. Los trayectos, más cortos que largos, transcurren enturbiados, sin azul que los alumbre en plenitud.
Ya no le dominan ni la pasión, ni la nostalgia, ni siquiera la inercia coyuntural de algún mecanismo cotidiano. B se sabe suspendido en lo que fuera un vacío, hoy invadido por sigilosos gases victimarios. Precisa una máscara para sobrevivir a los efluvios del cadáver degollado de su infancia. La encontrará, será un rígido mascarón de sagrado hechicero, de maestro enloquecido, con el que desenredará los calcinados días e invocará perladas lluvias que rieguen y laven la mísera tumba escondida. Caminará sobre el párvulo esqueleto de su niñez resucitada, ávida y rabiosa, capaz de abrir, con uñas y dientes, una nueva grieta en el respiradero. Las luces cambiantes crepitan sobre fondos inanimados, la espuma sin bilis florece en el margen izquierdo de su boca que busca un pedazo de papel con que secarse. El olvido acude a socorrerle.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: