Skip to content

>my subway

09/05/2011

Primera mañana de domingo primaveral en el metro: un coágulo de fantasías fetichistas en hueso y carnosidad variable. Descollan, entre la multitud de pasajeros poco agraciados, cuatro o cinco bellezas que se han ido acumulando de parada en parada. Agarrada a la barra vertical, como una bailarina frente a la puerta, se mece una cowgirl amazónica de ancas serpenteantes embutidas en un pantalón celeste remachado con una blusilla blanca de tirantes. Fluctúan luces pachucas sobre el rostro de una cherry popper que aposenta el trasero en uno de los respaldos laterales. Se menean felices sus trencitas pelirrojas mientras desliza las suelas de sus botas de piel de venado. Se diría que es antipática y orgullosa, pero hermosea el fondo de plástico blanquiazul.
La sonrisa de la damita oriental las supera a todas, ríe con los labios, la mirada, la respiración: sonríe con todo su cuerpo en plena floración animal y sus cabellos ondulados enmarcan la dulzura de un rostro intenso que, sin llegar a dejarse observar demasiado, se instala en la retina de uno por espacio de horas.
Aquí, al subsuelo, también ha llegado la estación de los ombligos soberanos.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: