Skip to content

la casa que ríe

08/08/2010

Es de bien nacido reconocer que el trabajo en su día realizado por Antonio Hernández al frente de El gran marciano tuvo un mérito indiscutible, dejando al descubierto la insulsez, insensatez y oligofrenia de las nuevas camadas de estrellitas tuertas que la telerrealidad escupe a espumarajos hediondos sobre la ya de por sí maltratada y embrutecida ciudadanía.
Ahí quedó eso, y más lejos aún podría haberse llegado, aunque difícilmente tanto como lo consiguió hace un par de años Dead set, excelente vuelta de tuerca de la metáfora zombie que Gran Bretaña tuvo a bien regalar a las gentes de buena crianza de todo el planeta.
Deliciosa autoconciencia la de sus creadores, estupenda malignidad la de Andy Nyman, portentosa dosis de terror y vitriolo en doble taza. La infamia y la estupidez humanas desde todos los tiros de cámara posibles. Y lo peor es que, sin duda, los verdaderos concursos de enclaustramiento reúnen a sujetos todavía más deleznables que los que por allí asoman. Ay del sol, que no conoce nada nuevo.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: