Skip to content

melocotones aguados

04/07/2010

Ayer, a la hora del aperitivo, nos pusieron a ver vídeos familiares y en el primero salías tú, preciosa como eras, como estabas, como eres, sentada a mi lado, a la mesa de ese junio que ya pasó, como pasa todo menos el olvido, que pasa de mi. Luego aparecieron las niñas en la playa, en el camping, celebrando fiestas y jugando en los parques…
Yo te seguía y te sigo viendo a ti, aunque el plano fuera corto y un tanto movido, aunque fuera aquella la primera secuencia y luego vinieran tantas otras. Te traigo en toma única, cierro un zoom mental sobre tus labios, te acaricio por debajo de la mesa, piel de manzana.
Con la comida llegó una botella de Marqués de Cáceres. Las cosas son así, Alemania cuatro, Argentina cero. Yo escuchando el partido a ratos, en el balcón, con ese zoom cerrado en tu boca y en tus cejas, que quisiera lamer, morder, besar. Y cada vez que sintonizo la emisora, un tanto más para los teutones. Triste voy, ya tengo excusa. Y vuelvo a casa, me tumbo diez minutos en la cama, que en veinte empieza el partido de España.
Clasificados para semifinales, me acuesto pronto. No tengo excusa para arrastrar esta pesada tristeza de hombre idiota, me siento como una de esas bolsas de agua que cuelgan en los pueblos para espantar los mosquitos. ¡Quita bicho!, le digo a la pena, que me sigue aguijoneando por todas partes. Debería ir a la playa. Viento sur. Olor a cemento. Escucho un punk mal situado y me salen todos los melocotones aguados.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: