Skip to content

el terror y la conciencia

15/06/2010

Existe una marcada tendencia en el cine de los setenta a mezclar el terror con la política. O cabría mejor decir que la tendencia general en ese tiempo era a mezclar todo el cine con la política. Pero, a diferencia de lo que ocurre con otros géneros, como el thriller, la ciencia ficción o la comedia, el terror suele salir más mal parado que favorecido con la mezcla, sobre todo cuando la cuestión política pretende abordarse con cierta seriedad y matices.
Los productos de explotación que utilizan el ecologismo como una mera excusa para echar carnaza no se resienten de ello, apuntan tan bajo que les resulta imposible caer más. Sin embargo, una producción como Profecía maldita -dirigida por John Frankenheimer lindando con la entrada de los ochenta- ve entorpecido todo el mecanismo narrativo a causa de sus pretensión reivindicativa en el terreno del naturalismo y los derechos civiles. Lo poco terrorífico que anida en ella empieza a hacerse ver a veinte minutos del final y de bastante mala manera.
Más allá de la estrafalaria presencia de las monstruosidades en carne viva que, más que terror, infunden lástima y aversión, el terror se difumina en una nebulosa de cierta mala conciencia. Hoy, Profecía maldita interesará mucho más a los climatéricos ecologistas que a los usufructuarios del género. Mal asunto.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: