Skip to content

obras completas

13/06/2010

¡Redundamos! ¡Redundamos! ¡Un creador! ¡Un artista! Descubramos nuestras humildes calaveras ante la segunda obra –por partida doble, como serial y como película- de Iván G. Anderson. Otra majeza del libre albedrío, otro disloque de la canonicencia.
En Poniponchi, una chica cuasi perfecta, Álvaro de la Torre no se azota los sentidos a peduscadas, sino que se convierte en protagonista absoluto de la función, interpretando a Pati/Patricio, un travelo de pueblo que se muda a Chueca, donde triunfa como artista y las pasa canutas como amante desquiciada de un chulo pisaverdes y sacacuartos.
Con una trama que no se cuadra a relecturas ni redondeces y echando los restos, Anderson cuenta lo que le sale de la picha sin pedir permiso a nadie. Para ello se sirve de gran parte del reparto de su ópera prima, recupera a la gran Josele Román y hace mondongos con Malena Gracia. El mosto no sale siempre a chorro, pero salpica y hasta le mete a uno el miedo a la familia. Una promesa de presente

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: