Skip to content

desasosiego

06/06/2010

Ya ves, ayer te eché de menos más de todo lo que te había extrañado en estas tres semanas. De la mañana a la noche con el pecho hundido en un lodazal, el estómago caliente, el pensamiento espeso y una madrugada de rotación y cambio de postura. Un desvelo de seis horas oyendo las risas de la chavalería buscándose los cuerpos abajo, en la calle. Una noche sin parar de levantarme a por agua, a por brisa, a por lo que sea, porque no se puede estar uno quieto y enroscarse en su sueño como una lombriz sin tiempo. Yo no fumo.
Un día con tu voz y con tu risa metidas en los oídos, con tu aroma y el tacto de tu piel y de tu ropa, con tu rubor en los ojos y tus pies en la punta de la lengua. Por tu culpa sueño con Galicia, con un pasto inmenso y mansiones de otras épocas, y me pierdo en un diálogo absurdo, en ese ir a ninguna parte tan común en la vida nocturna de los que encuentran un mundo en su cabeza. Pero anoche no soñé, ni dormí. Vi media película de mierda, leí unos párrafos de esto y otros de aquello. Medio acabé el artículo que envié esta mañana y continué encontrándome contigo dentro y fuera, fuera y dentro.
Tengo ahí tus llaves. Pensé en mandártelas con su llavero. Pensé en mandarte las llaves y todo lo demás. No pueden enviarse unas llaves, supongo, pero sí el resto. Pero yo pensé primero en las llaves. Todo funciona así, un poco al revés. Te busco por debajo de las mesas, tengo hambre.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: