Skip to content

el arco de triunfo

27/05/2010

Hay quien recomienda hacer vida sana y hay quien se mete una banana, ¿quién disfruta más? ¡Fuenteovejuna, señor! Fuenteovejuna, cada día a la una, hora sagrada del ángelus, enciende el transistor que comunica el alma con las estrellas del reverso de la galaxia. ¿Por qué? La respuesta está en el viento, amigo, en el viento solano.

Dame una mano, negrito,
dame una mano, paloma,
vamos a dar una vuelta
a lo alto de la loma,
por donde llueven los higos
y la blanca luna asoma.
Dame la mano, negrito,
dame la mano, paloma.

Hoy es una de esas mañanas incómodas en que el ano exuda y notas como se va reposando el caldo espeso en la hamaca del calzoncillo, un poco a la japonesa. Si soplara de pronto un viento helado, notaríamos como la mancha amarilla se ha solidificado y nos rasca los bajos. Hay que acostumbrase a todo, sino el soponcio seria perpetuo y contaríamos las habas una por una antes de comérnoslas. Porque todas las habas son distintas, ¿sabe usted? No las hay dos iguales. Y si viera usted como nada la carpa Juanita… Ningún porrón la exaspera. Qué bien se desayuna en el catre, Tomás.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: