Skip to content

delicia oriental

07/05/2010

Sonríen tus rosados labios, se abren para mostrarme que estás llena de arroz blanco, caliente y húmedo, delicado y delicioso. Lo voy devorando muy despacio, mis palillos pellizcan pequeñas nubes que voy llevándome a la boca al ritmo de un vals del que sólo tú y yo tenemos noticia. Mastico pausadamente y, con lentitud iluminada, el cuenco de tu sexo se va quedando vacío. Lo apuro con la lengua hasta dejarlo tan limpio como la secreta hendidura de un ángel. Derramas una lágrima de miel, ¿lloras? Estate tranquila, todo irá mejor a partir de ahora.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: