Skip to content

atrás

03/05/2010

Hoy no estoy ni en mi mismo, parezco un amasijo sin huesos, incapaz de moverme del sitio si no es reptando, deslizándome al azar de una corriente de aire frío. Mal día para salir a la calle y también para encerrase aquí. Mal día para todo, todas las vueltas son inversas y la lluvia espera ahí fuera para joderte. Tenías una excusa para salir, pero ya no la tienes. Tenías una excusa para seguir, supongo.
¿Con quién no te has cabreado esta mañana? Un casero bastardo, una agente de prensa imbécil, una cajera vaga… Y tú, más cretino que todos ellos, campeón de la insolvencia, vas buscando soluciones a problemas que no deberían haber existido nunca, mientras todo el edificio parece estar, de pronto, en obras: el que no pica, raspa, y quien no da un portazo, vocifera.
Tratas de consolarte escuchando canciones tristes, misantropía y descartes. Pero arrastrarte sirve de bien poco, sólo para irritar un poco más esa piel ya de por si delicada. El reloj te va dejando atrás por imposible.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: