Skip to content

la fiebre del éxito

30/04/2010

EL PADRE: ¿Qué puedo decir ahora? ¿Qué estoy avergonzado? Pero, al despertar, aún con algo de fiebre, creí que era mi mujer. Pregunte por ahí, todos le dirán que se parecen como dos gotas de agua. Le hice el amor como hubiera hecho cualquier esposo decente después de una semana de convalecencia.

LA HIJA: Yo no veía a mi papá, veía a Brandon Bottles y a Johnny “Cuchillos”, al policía y al aventurero. Me dejé llevar, lo reconozco. Estaba un poco ida y no supe decirle lo que estaba pasando. Casi nunca para por casa y para una vez que está…

LA MADRE: Sólo espero que mi nieta no se parezca a ninguno de nosotros.
.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: