Skip to content

el aromo

13/04/2010


Aquí arriba estoy que, aunque Usted no lo crea, es como estar abajo, porque el sol quema, el viento araña y hasta muerde. Solo y lejos, solo y quieto, como dolmen vivo que sofoca y estrangula la piedra, machacándole la raíz, deformándola, volviéndola otra cosa difícil de entender y de explicar.
Generosas son las nubes en otros pagos, gordas, pesadas y lloronas como puta viuda que se enganchó al vicio por la pobreza. Aquí, sin embargo, el agua viene de abajo, si es que llega, porque muchos días se pasan con el palo seco del Alma criando polvo y rajas.
Nadie viene a molestar, eso sí; tal vez una torcaza que se muere, con la cruz azul de la despedida comiéndole la cola y el verde podrido en la esperanza. Crecer ya no crezco más, pero me callo. Aquí no se llora, todo lo líquido corre por dentro, todos los naufragios son del Alma seca, de internas perforaciones. Algún día bailaré barranca abajo.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: