Skip to content

todo negro

11/04/2010



Mi lengua crece esta noche,

cardiaca,

intrusa,

buscando bresca entre tus muslos,

que se despegan

para darme a beber

tu lágrima cálida.



Bebo y beso.

Entro despacio,

libre de tiempo.



Me sumerjo en un baño denso y delicioso

que me hace crecer aún más,

asaltando la ingrávida cuna

en que se mece tu segundo corazón,

manantial estremecido,

melodía intacta

que activa

el tacto húmedo

del músculo que me nace en la boca.



Invadirte,

sorberte,

desbaratarte los sentidos,

llegar hasta el fondo del misterio

que se libera

y escapa

más allá de tu voluntad

y de tu cuerpo.



Licor que emanan tus temblores,

que tomo

y obligo,

que muerdo

y devoro

a la dulce intemperie

de tu temporada de lluvias,

cuando el cielo negro

perfuma

y circunda.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: