Skip to content

fandango

05/04/2010

El tiempo hace pequeño
a to el que en la vida fue grande
y es el que ve la verdad
de que toa la vida es sueño
de ilusión sin realidad.

Me persigue este fandango por lo agrio de las calles, por plazas y estaciones. La ventanilla me trae una mancha diluida, ruidos de muchas partes, algo semejante a la antimateria, mientras el Alma se va quedando sola en un crujido, sin llaves, sin espuma a la que encaramarse para saludar los días que han de venir con su enredadera de fantasmas y ángulos rectos.
Me fui quedando sin nada: sin escribir, sin pensar, sin saber. Todo se iba en pagar y hacer dinero, en pensar como amasarlo, amansarlo, distribuirlo. Y, aún así, nada hice, ni siquiera dinero. Todo se iba yendo y el Alma se iba haciendo pequeña, se iba solidificando, se iba quedando sola en ese crujido, el crack, concha partida en un solar al que sólo llegan el viento y la ceniza perdida de un mundo remoto que ni fue, ni será.
Volveré a silbar, tal vez en la ducha, y a intuir lo que esconden los bares de media tarde, con sus diarios desplegados y esa ligera inclinación de los tacones. Café y siluetas, abecedario sin vocales, gruñido, onomatopeya, negrura del tabaco que ensucia los pulmones. Volveré a enredarme con el Alma diminuta y una percha rota, oyendo el bufido estertóreo de los montacargas.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: