Skip to content

balido de trenza negra

12/03/2010


Gente sola, gente que cuida de los suyos detrás de un vacío opaco, gente que se desploma en corredores mugrientos. El tiempo también ensucia. Nunca fue valiente el oro, lo confundieron con el sol y ahí lo tienen, en cuellos, muñecas, dedos y vitrinas. En cambio, el plomo de los buzos y las cañerías… Gente sola bajo el mar, peripatéticos subacuáticos, diálogos para besugos, calamares atravesando un horizonte de arena infecunda. Gente que cuida de los suyos aunque los tengan por otra cosa, alpargatas que se deslizan del dormitorio al baño y del baño a la cocina, con geranios en el patio y pinzas temblando en el tendedero. Gente que se desploma y ya no vuelve, o regresa por sorpresa, agujereando el marco, reventando la puerta trasera de la sala de espera de la vida. Gente de agua, lirios que se pudren en la manzana lenta del óxido.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: