Skip to content

lucerna

23/01/2010



Manila. Puerto del Norte. Cajas. Una piedra rota en el cajón oxidado de la tercera oficina. Dos puntitos de cola fuerte para pegar las secciones, mientras sorbemos lentamente nuestra sopa maravilla. Ricardo, apunta al techo, Ricardo. Jabón de bellota y un palo para la cocina. La tortilla que gira, horizontal, aún medio cruda, como nuestro entusiasmo en las aceras. Escaparates, maniquíes, bolsas. Anótalo y calla, después el vino, las esposas. Estamos capacitados para enviar el primer cohete al corazón de los cardos de tu boca. Anatolia en dos continentes, aviones y un duelo en Veracruz, plátano macho. Veintitrés sábanas rotas y una jeringa que sirve de pistola de agua. Ricardo, apunta al techo. Manila. Puerto Norte. Vaho espeso sobre las tablas, sexo bronco como tambor, baldes y latas. El cabello abierto al aire y la cera que arde. Mastica despacio, tienes toda la vida para observar el cielo a través del trapecio de la claraboya.


No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: