Skip to content

crup

11/01/2010

 

No se muere de pie escribiendo, no se escribe de pie más que en la calle, cuando los semáforos sangran cafeína y el viento roba suaves billeteras. No caigas nunca en esta cuenta, merodea –si quieres- las farmacias, pero no te precipites a su encuentro. Folla despacio, como un perro rojo, como el negro lagrimal de las mareas. No se escribe más que en la calle, con el párpado duro de un reptil hambriento de moscas. Sed de calaveras. No te alíes nunca con la muerte, los vasos resbalan y la luz que les atraviesa el alma se desmorona. Lluvia púrpura, gotas de mermelada roja y dulce, dulce y roja. ¡Carta! Me planto. Raíz y figura.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: