Skip to content

gora, gora

31/12/2009

Tal vez el sacrificio haya sido grande en exceso, demasidas esperanzas truncadas, un exceso de vacío, desprecio y pérdidas. Te vi desde una mugrienta butaca de cine de pueblo, venía conmigo una pareja de amigos y, aunque él acabó siendo realizador y ella productora, creo que poco entendieron, poco o nada.
Soy miope e idiota, apenas pude distinguir tu silueta sobre la carcoma del estrado, una sombra dibujada contra el turbio rectángulo de la pantalla en que iba a proyectarse tu hijo torcido, bronco, descastado y sucio como la vida. Cuanta coherencia carga el tiempo, cuanto desdén, cuanta ignorancia. Ayer llevaba metidos en la bolsa el guión y el deuvedé de ese arrebato de treinta años, necesitaba -lo necesito siempre- volver a él y lo traje conmigo para soportar estas últimas horas del año que agoniza. No sabía que estaba a punto de romperse tu hilo, que iba a pìncharte la rueca envenenada.
Peter Pan ha muerto, hay un garfio oxidado bajo esa luna puta y podrida de un diciembre vencido, derrotado, y escribo borracho, hecho pedazos, herido de muerte, segado, roído, besado por todo lo que se queda quieto en la sombra, más sólo, más ciego, frío, devastado. ¿Dónde está la escalera de incendios? Subamos a la última azotea de los leopardos amarillos y caigamos como el potro loco que nunca dejara de encabritarse -te follaste todo el cine, ¿recuerdas?-, sudando las humedades del círculo rojo. Te quiero, cabrón, te quiero vivo.
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: