Skip to content

¿A cómo está la merluza?

19/10/2009


En casi todos los teatros de España llamados Principales había un palco regio que comunicaba con el escenario y los cuartos de los cómicos. Una noche, en Santander asistía a la representación de Las flores de Aragón el rey Alfonso XIII, quien durante un entreacto salió de su palco y, procurando no ser visto, guiado por un tramoyista, llegó hasta el camerino de Fernando Díaz de Mendoza. La puerta estaba cerrada, pero sin llave ni cerrojo. Empujó la puerta su majestad, entró en el camerino y se encontró a Díaz de Mendoza absolutamente en cueros, pues se estaba cambiando de traje para el acto siguiente. El actor, a pesar de la sorpresa, cogió las calzas del traje de aldeano que iba a ponerse y recitó unos versos de Las flores de Aragón:

……….– El rey sorprendió al villano
……….con las calzas en la mano.

Alfonso XIII se echó a reír con incontenibles y sonoras carcajadas. El escándalo llamó la atención del resto de los cómicos y cómicas, que salieron de sus camerinos y se fueron acercando al del primer actor para ver lo que ocurría. Llegaron ante la puerta del cuarto de Díaz de Mendoza, se asomaron y, perplejos, saludaron con ceremoniosas reverencias al rey al tiempo que miraban de soslayo a su desnudo primer actor, director, empresario, don Fernando Díaz de Mendoza, conde de Balazote, de cuyas carcajadas se contagiaron todos al instante.
Unas actrices se cubrieron los ojos con las manos, otras se volvieron de espaldas. Entonces don Fernando, en su paradisíaco traje, consiguió contener su risa para remedar a los charlatanes de las ferias.

– ¡Pasen, señores, pasen y verán lo nunca visto: el hombre sirena! Acérquense y palpen sin temor, medio cuerpo de persona humana y medio de merluza, pero de merluza fresca! ¡Miren como aletea!

Ni Alfonso XIII ni los cómicos podían contener la risa mientras al camerino llegaba el ruido del pateo que formaba el público en protesta por la excesiva duración del entreacto. Desde aquella noche, cuando don Alfonso se encontraba con Díaz de Mendoza, a modo de saludo le preguntaba:

– ¿A cómo está la merluza? ¿Sigue subiendo?

…..Fernando Fernán-Gómez; ¡Aquí sale hasta el apuntador!

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: