Skip to content

la noche del hawaiano

10/10/2009


Se conoce que no teníamos suficiente con las guerras, ahora resulta que también las paces vienen a ser preventivas y se galardona a éste o a aquel en previsión de sus futuribles buenas obras. En ésta era del adeneismo a ultranza, se consideran las virtudes y pecados cosa predeterminada y sin arbitrio, marcada de por siempre y para siempre. Así que ni se le ocurra a usted poner en entredicho los méritos del hawaiano de Chicago, porque asomara las napias cualquier izquierdoso mantecón y le llamará a usted intolerante y belicoso. Y no me negarán que es cosa de mucho asombrarse que, por arte de birlibirloque, se hayan trocado las lógicas hasta el punto que sean hoy los presuntos progres de la presunta izquierda quienes defiendan y alaben al caudillo del imperio. Vivir para ver, ver para creer, para mearse de la risa y cagarse de miedo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: