Skip to content

run run Bartel

23/08/2009


Quería entretenerme un poco y me he puesto a ver Cannonball, que, la verdad, ha dado mucho de si. Primero, porque tenía ganas de reencontrarme con la cara y las maneras de David Carradine. Segundo, por el desmadre de chatarra, carreras, derrapes, trastadas y choques en cadena. Tercero, por la música, que acelera el pulso a un cataléptico. Y cuarto, porque Paul Bartel siempre sabe dónde dar la patada al espectador.
Cuando pienso en Bartel lo veo pescando en su barca, en esa escena en que un banco de pirañas se le zampa el pie. Por eso me ha hecho gracia ver acreditado aquí a Joe Dante como “Kid” –y a Scorsese como “Mafioso”. Se permite el hombre el soberbio placer de volar por los aires un coche de policía, agenciándose, además, un papel de malo que le da ocasión para cantar sus propias canciones sentado al piano.
Dan ganas de volver a verles las jetas a Private Parts y a ¿Y si nos comemos a Raúl?, que, aunque se lleven diez años de diferencia, contienen la suficiente dosis de veneno como para permanecer recorriendo nuestra sangre durante décadas. Nueve años llevamos sin él, habiendo tanto mediocre rodando por el mundo… En este atolladero sin poesía, la justicia poética también brilla por su ausencia. Mis respetos Sr. Bartel.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: