Skip to content

a mi algunas mujeres ni fu ni fa

25/07/2009


Uno es débil y, después de aseverar lo que he dejado escrito sobre la Omaggio, me entra algo así como un remordimiento, quizá porque, en el fondo, la italiana me trae remembranzas de aquella criatura harto más delicada y apetecible que fue Inma de Santis.
Que rara es esta marea interior de apetencias y desafecciones irracionales -o, cuanto menos, poco razonadas-, ¿no es cierto? Porque, al tiempo que uno desatiende determinados estímulos, comprende que a otros hombres y mujeres les puedan llevar de cabeza, y la Omaggio desprende un cierto aroma mundano que a más de uno traerá aún por la senda de la mano tonta.
Si le doy un par de vueltas más a la manivela de la frigidez especular, recuerdo que a mi nunca me han dicho nada ni Kim Basinger, ni Pamela Anderson, ni Juliette Binoche, por poner sólo tres ejemplos cogidos por los pelos. Y, sin embargo, cuando le comentaba a cualquiera que, a mis ojos, la malograda Loyola de Palacio tenía siempre cara de orgasmo, me dejaban por loco, por pervertido o cosas peores. Pues, ¿qué quieren que les diga?, a mi algunas mujeres ni fu ni fa, y Loyola no era ninguna de ellas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: