Skip to content

dos Galiardos

17/07/2009


Me temo que Julio Buchs es un nombre no ya olvidado, sino jamás tenido en cuenta por la inmensa mayoría de quienes se dedican a hablar y escribir sobre el cine de nuestro país. Y, sin embargo, desde hace ya largos años, cada película suya que alcanzan mis ojos desprende esa agradable sensación de haber descubierto algo.
Buchs trabajó casi siempre dentro de los márgenes de los géneros puros que marcaban la oferta y la demanda, pero rebasando los niveles de la mera explotación y dotando a sus obras de un contenido humano que todavía hoy nos revela algo de verdad. Así ocurre, por ejemplo, en una comedia de enredos eróticos como El Apartamento de la tentación, protagonizada por Juan Luís Galiardo y Carmen Sevilla, una de cuyas pequeñas sorpresas radica en el cameo final de Francisco Rabal admirando la portentosa anatomía de la Sevilla, que se pasea por Madrid en paños menores.
Cuatro años después, Galiardo protagonizaría una especie de noir rojigualdo dirigido por el veteranísimo Rafael Gil. Novios de la muerte viene a ser un A Quemarropa en el que el protagonista, para cobrar venganza, debe alistarse en los tercios de Ceuta. Allí descubrirá que por encima de traiciones de cama y rivalidades entre amigos, está el espíritu de la Legión. Una pieza extraña y mal acabada en la que sobresalen los alucinantes planos en que Galiardo cree ver a la exhuberante Helga Liné –también presente en la comedia de Buchs- en biquini. Sintiéndose vencido por la belleza de tamaña femme fatale, el legionario suelta en off perlas como: Es una hija de Satanás, pero que buena está o Como menea el anca la muy puerca.
Y no le falta razón, lo meneaba todo de primera la importada berlinesa. Y es que la Liné causaba tanta sensación que hasta corrió el rumor popular de que en una tarde de toros, al percatarse de que un astado clavaba sus ojos en los bajos de su minifalda desde la arena, la mujer le devolvió la mirada cantándole al toro un pasaje del pasodoble Francisco Alegre de Quintero, León y Quiroga: Torito bravo no me lo mires de esa manera… Cosas bonitas las que escudriñan los toros y demás cornudos de España.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: