Skip to content

putitas mágicas

25/06/2009


Después de tomarnos un capuchino helado por gentileza de la cadena de cafeterías más invasiva de la última década, nos acercamos al quiosco del fondo de la calle y, entre los restos de colección que acostumbran a engrosar el pliegue de los diarios, destaca una película supuestamente de terror pero que, a tenor de lo que muestra su carátula, parece más bien erótica.
P, aquí llamada La semilla del mal, es una coproducción británico-tailandesa con cuatro años a las espaldas que se adhiere a la moda del cine de fantasmas asiático. Aún así, la carátula no engaña, asistimos a la peripecia de una aldeana adolescente que entra a trabajar en un burdel para turistas de Bankog. Allí, para enfrentar las vicisitudes del oficio, la muchacha pone en práctica sus limitados conocimientos nigrománticos y la lía.
Desde el prólogo, en que la protagonista, todavía una niña, se baña en paños menores en una lagunilla, ya intuimos que el cochinerío hará acto de presencia en cuanto se le necesite. Si bien se trata de un marranismo tamizado y demasiado controlado que nunca llega a convertirse en verdaderamente perverso. Por lo demás, el argumento nunca llega a vislumbrar la originalidad y puede resumirse con una –oh, añoradas- critifrase: una putita resentida haciendo magia negra.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: