Skip to content

Dedo Grande

23/06/2009


Los episodios peripatéticos suelen proporcionar buen material para lubricar la imaginación. Ayer, recién comido, me acerqué al centro y, pisando vereda tras vereda a un ritmo notable, pasé frente a este centro de salud, cuyo dueño no se mostró en absoluto conforme con que alguien fotografiara su esplendoroso rótulo de lona.
Estarán de acuerdo conmigo en que hubiera resultado mucho más adecuado llamar al negocio “Dedo Gordo”, por sentido común y por la lógica que imprime su optimista imagotipo. No sé si las sesiones del “Dedo Grande” tendrán final feliz, como algunos masajes llevados a cabo sobre la arena de la Barceloneta, pero te cortan el pelo por seis euros y te hacen la pedicura por el doble, así que uno puede dejarse llevar y ponerse en sus manos de pies a cabeza. Cosa más estupenda.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: