Skip to content

de vuelta

09/06/2009


Nos creemos el rey del mundo y no somos nada, me advierte Juan mientras termina de ponerme el café con leche. El corazón le ha traicionado. Hemos estado más cerca del cajón de madera que otra cosa. Yo le digo que el verano todo lo vivifica y que hay que cuidarse. Sí, pero en cuanto uno se empiea a encontrar un poco bien ya vuelve a las mismas, y esboza con la mano un gesto que remite a la desbandada de las reses en los encierros. Ha sido grato el encuentro.

No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: