Skip to content

¡Quién lo creyera!

19/05/2009


Esto de la política se asemeja cada vez con mayor desmesura a la fenomenología paranormal principiada, como bien sabrán, por fantasmas, magos y demonios. Por momentos, sí, sufro de apariciones, percibo destellos, puntas de clarividencia procedentes de algún enclave interdimensional que me llevan a ver a defenestrados ministros, difuntos especimenes del parasitismo funcionarial, que reviven ahora tomando en sus manos el timón de empresas de transporte, fundaciones, consultorías y compañías de todo tipo que cosecharon los beneficios de sus antiguos gobiernos.
Asisto pasmado al milagro inaudito de las letras, viendo alzarse de entre el rebujo de su propia mediocridad a una grácil fabulista que alcanza su ministerio, al tiempo que el hermano de un ministro angélico fabula un noticiario con afán de objetividad.
Veo los viejos demonios del terror, la fractura y el desorden entelando la lente del presente y la de la memoria, confundiéndose con un porvenir que sólo es humo, pues el gran mago oscuro, el ridículo embaucador de las cejas tupidas, el payaso de las mil mentiras, se entrega con abyecta alevosía a construir castillos en el aire y a mantenerlos ahí, en el aire, en el humo, en la niebla.
Fantasmas, brujas, magos y demonios. Política de España. Basura. Inmundicia.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: