Skip to content

la vie rêvée des anges

09/05/2009

– Buenos días, papi.
– Buenos días, cielo. Uy, que ojillos de sueño tiene mi princesa.
– Es que no me quería levantar…
– Se te pegaban las sábanas por aquí, por aquí, por aquí…
– Jijijijiji ¡para! ¡para! ¡qué me haces cosquillas! No se me han pegado las sábanas, lo que pasa es que he soñado una cosa muy bonita…
– Anda, cuéntamelo, pero cómete las galletas…
– Uhmmm, que rico está el chocolate. Ñam ñam, he soñado que conducía un avión…
– Pilotaba, se dice pilotaba…
– Pues eso, que pilotaba ñam ñam
– A los que pilotan aviones se les llama pilotos, pequeñaja.
– He soñado que pilotaba un avión con unas alas muy grandes y todo lo de abajo se veía chiquitito chiquitito ñam ñam chiquitito…
– ¿Y qué había abajo?
– Un montón de gente, muy tapada, con eso que lleva Aladino en la cabeza…
– Un turbante…
– ñam ñam llevaban un turbante y pañuelos en la cabeza y caminaban todos juntos, muchos ñam ñam muchísimos, como aquella vez que fuimos al fútbol pero ñam ñam multiplicado por muchos muchos ñam ñam…
– Come despacio, no te atragantes. ¿Y a dónde iba toda esta gente tan pequeñita?
– Iban todos a ver como una caja cuadrada y negra y una cajita de cristal con tres pelillos y parecían muy emocionados y gritaban y lloraban y se pegaban y miraban arriba como si me saludaran, pero ñam ñam pero no me saludaban a mí porque no me veían…
– Aaaah ¿y tú también ibas a ver la caja negra?
– No ñam ñam yo me ponía encima de ellos y de la ñam ñam y de la caja y apretaba un botón y empeza… ñam ñam empezaban a caer unas bombas grandes grandes grandísimas, como así y la gente se moría toda llena de sangre y de cosas que les salían por la boca y por los ojos ñam ñam y por las orejas. ¡Quiero ser piloto!
– Pero estudiar eso es muy caro, cielo.
– ¡Quiero ser piloto! Ñam ñam ¡ahorra!
– Bueno, pero me tienes que prometer que si eres piloto…
– ¡ole! ¡ole! ¡ole!
– Espera, aún no he terminado.
– ñam ñam…
– Me tienes que prometer algo. Cuando seas piloto no sólo tirarás bombas encima de la caja negra…
– No, si en el sueño también he visto otros sitios ñam ñam he visto una plaza blanca con un edificio con el techo de media pelota blanca con muchas palomas y un sitio con una pared muy vieja dónde ñam ñam había unos señores con barba y con trencitas… Lo he visto todo yo, papi… Pero con los que mejor me lo he pasado ha sido con los de la caja negra ji…
– Ven aquí, cariño…
– Papi, te quiero…
– Anda, límpiate bien el morrillo.
– Que bueno eres, papi.
– Tu sí que eres buena, la niña más buena del mundo y cuando aprendas a pilotar serás un ángel.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: