Skip to content

la jaula de las perras

12/04/2009


Existen muy diversos motivos por los que resulta recomendable adentrase en el segundo largometraje dirigido por John Russo, si bien es cierto que, en no pocas ocasiones, su recorrido se convierte en eco de existentes ya conocidos de antemano.
Midnight, distribuida en nuestro país como Tras la medianoche, toma un punto de partida radical –el acoso que una adolescente sufre a manos de su padrastro-, al que luego tiene los sanos y santos cojones de dar la vuelta, convirtiendo al repulsivo victimario en ejemplo de constancia y ponderación. Algo de viscosidad sadiana destila este relato que enumera las terribles desdichas que persiguen a una jovencita inocente que ya hubo de padecer las consecuencias del incestoen brazos de su difunto padre y que ahora debe de enfrentarse al fosco reverso de la familia media americana.
Por momentos, la película le da un giro de 180 grados al conjunto de la sociedad que refleja, convirtiéndose en un grotesco espejo deformante que, a pesar de forjarse a comienzos de los ochenta, conserva el aroma y la estampa inconfundibles del horror y el rape & revenge de la década anterior. Así lo delatan el recorrido en furgoneta por carreteras secundarias orilladas por espesas capas de hojarasca, los paisajes desolados o las casas invadidas por la vegetación, el óxido y la desatención de quiénes las habitan.
Resulta fascinante el modo como Russo filma esos interiores, a menudo tan reducidos que toman dimensión táctil –algo semejante ocurría en Martin, que Romero había dirigido un lustro atrás. Es en la cotidianidad pervertida de estos cubículos asfixiantes dónde el escritor traspasado a cineasta circunscribe su pequeña feria de horrores satánicos y necrófilos, cuya última puerta conduce a las jaulas que encierran a las chicas que aguardan, a cuatro patas, el momento de ser degolladas. No, no son pocas las razones que vuelven recomendable el visionado de este cuento retorcido y ligeramente cruel que nos habla de la maldad de los débiles y termina con un duelo de hembras: la hoz del bien contra el cuchillo del mal. A disfrutarla.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: