Skip to content

el post-parto

04/03/2009

Bien, parece que he terminado de escribir la cosa. Mañana la imprimo, la encuaderno y a repartirla, a ver qué pasa. Y, nada, mientras la dejo respirar un poco, a aprovechar el tirón dándole a las teclas en otras direcciones, que ideas no faltan.
En los intervalos, un poco de esto y otro tanto de aquello. He mandado algunas colaboraciones a esta gente con la que uno se ríe un rato largo. Aunque resulta perturbador no alcanzar a distinguir qué noticias son más increíbles, las de los diarios del quiosco o las que aquí se publican.
También hay un puñado de proyectos rodando por ahí y las clases, para foguear las neuronas. La otra mañana me comentaba una alumna que no había podido terminar de ver la última de Pasolini, que se le atragantó. Y eso que le habían entrado ganas de verla después de leer el alto número de atrocidades que se le atribuían en la red. Yo le respondí que la mayor atrocidad hay que encontrarla en la muerte del poeta en aquel descampado de Ostia.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: